»

Ubicación actual:

Inicio | Archivos | Texto | Prensa | Canción de los devotos

Argentina Mode en InstagramActualizaciones del SitioArgentina Mode en InstagramArgentina Mode en TumblrArgentina Mode en Google+Argentina Mode en YoutubeArgentina Mode en TwitterArgentina Mode en Facebook

 


Canción de los devotos
Entrevista a: Nota general
Revista: Pelo
Por: ?
Fecha: Marzo de 1994

Sub-Navegación «
Recortes Periodísticos

Conferencias/Anuncios

Entrevistas

Galería de Imágenes

Radio

Lanzamientos

Video clips

Conciertos

Documentos

Exclusivas

Electronic Press Kits
Proyecciones - Tours

Versiones Bare

Presentaciones en TV

 

 

Imágenes

 

 

 

 

Transcripción


Canción de los devotos
La marcha de la venta anticipada de entradas para el concierto de Depeche Mode en Argentina hablaba de la ansiedad con que los fanáticos de la banda esperaron este momento.

El 8 de abril próximo subirá al estadio de Vélez a una de las bandas más esperadas de los últimos tiempos. La historia de Dave Gahan, Martin Gore, Andy Fletcher y Alan Wilder, que empezó en Basildon, Inglaterra, en 1980, quedó sintetizada en la producción que editaron sólo siete años más tarde: "Entregar la música a las masas puede sonar pretencioso... arrogante... ¿Quién puede llamar a su disco Music For The Masses...", se preguntaban entonces. En 1987, DM llamó así a su octavo trabajo discográfico, cumpliendo con un sueño que había comenzado con la década, junto al sello que nació y creció con ellos, Mute Records. La sigla que recorrería el mundo entero fue creada por tres adolescentes -Vince Clarke, Martin Gore y Andy Fletcher- que, armados con dos guitarras y un sintetizador, reclutaron al cuarto miembro de la historia: el vocalista, Dave Gahan, a quien conocieron mientras cantaba con otros músicos "Heroes", el clásico de David Bowie. Así conformado, DM registró su primer material oficial en el compilado Some Bizarre Album, que incluía -entre otros- canciones de Soft Cell y Human League. Casi en silencio, en 1981 aparecía entre los primeros puestos de varios charts alrededor del mundo el álbum Speak and Spell, y el single "Just Can't Get Enough" marcaba las diferencias entre DM y el resto de las propuestas dentro de la música pop, prenunciando el alcance de todo aquello. Claro que las dificultades comenzaron a hacerse sentir, y como casi todas las megabandas que se precian de tales, DM acusó recibo de carias crisis. Quizás el trance más duro debieron afrontarlo cuando en su máximo apogeo y con la agenda colmada de compromisos, Vince Clarke decidió su alejamiento. Si pretendían garantizar la supervivencia del grupo y fundamentalmente sostener su éxito, se imponía una conjunción de roles; Martin Gore debió agudizar su faceta como compositor y la serenidad llegó tras la edición de A Broken Frame. Por entonces llegaba Alan Wilder, y su inserción en el grupo daba origen a un período de lirismo sombrío acompañado de un sonido más pesado y industrial. Su condición de exploradores del sonido electrónico los llevó a concretar registros cada vez más elaborados, modernos e inteligentes, disparando una carga ideológica que venía a romper con viejos mitos de la cultura rock. El crecimiento del grupo se evidenciaba en una ininterrumpida serie de giras y conciertos, en los que se exhibían siempre energéticos y sorprendentes.
Una vez en la cúspide con Música Para Las Masas, la banda se permitió editar un álbum doble en vivo que se llamó 101, todo un lujo que puso fin a una etapa testimoniando un show multitudinario en Los Angeles a través de un disco, un video y un libro. La audacia que detentaban les llevó a compatibilizar dos variables que hasta entonces parecían irreconciliables: la técnica electrónica en la música y el hiperrealismo en las letras temáticas abordadas. Muchos recibieron el mensaje: se movían a su ritmo y adoptaban su look.
Coincidiendo con el nacimiento de un nuevo decenio llegó Violator, llevando el realismo a su máxima expresión en el exquisito Personal Jesus y ya no quedaban dudas de que Gore-Gahan-Wilder-Fletcher acababan de grabar su álbum más maduro, con el que marcaban a fuego la identidad de la banda. A pesar de ello, un fantasma cruzaba por sus pensamientos, el peor de sus miedos: comprobar que ya no tenían éxito.
Poco a poco el cansancio de la banda comenzaba a hacerse sentir, el agotamiento de sus integrantes los lanzaba a experimentar como solistas y, repentinamente, 1993 les deparó un mensaje ambiguo acerca de sexo y religión. Con Songs Of Faith And Devotion un nuevo cambio se hacía realidad: los ingleses habían desterrado para siempre el estigma de frívolos y sintéticos hombres light, para mostrar una imagen más visceral y sensible. DM se reencontró con el éxito y regreso a soñar con sus ceremonias, desde Songs Of Faith And Devotion Live.

 

 

 
 

Todos Los Derechos Reservados © 2005 | Home

Webmaster | Créditos | Arriba