»

Ubicación actual:

Inicio | Archivos | Texto | Prensa | Política de la verdad

Argentina Mode en InstagramActualizaciones del SitioArgentina Mode en InstagramArgentina Mode en TumblrArgentina Mode en Google+Argentina Mode en YoutubeArgentina Mode en TwitterArgentina Mode en Facebook

 


Política de la verdad
Entrevista a: Nota general
Revista: Rock & Pop
Por: Sergio Marchi
Fecha: 3 de Mayo de 1993

Sub-Navegación «
Recortes Periodísticos

Conferencias/Anuncios

Entrevistas

Galería de Imágenes

Radio

Lanzamientos

Video clips

Conciertos

Documentos

Exclusivas

Electronic Press Kits
Proyecciones - Tours

Versiones Bare

Presentaciones en TV

 

 

Imágenes

 

 

 

 

Transcripción


LA POLÍTICA DE LA VERDAD
Songs of faith and devotion" causó un estremecimiento con su lanzamiento mundial, ya que debutó en el primer puesto en Inglaterra y Estados Unidos, creando las bases para la nueva Depechemanía. Pero el grupo no cayó en la trampa de "más de lo mismo". La problemática vida personal de su cantante Dave Gahan y las nuevas ideas de Martin Gore, provocaron un profundo cambio. Éste es el momento en que el telón se corre y el artista sale en escena. Primer acto de una obra que propone ser larga.

Durante mucho tiempo, los fans de Depeche Mode, que a esta altura suman legiones en el mundo entero, esperaron pacientemente la salida del sucesor de Violator. Pero parece que hasta el propio grupo está afectado por el asunto: Songs of faith and devotion los pone a las puertas de algo muy grande, realmente, ya sea el éxito a gran escala (que ya conocieron con Violator), o el abismo sin fondo del fracaso. Pero la historia de Depeche Mode siempre fue ascendente; cada vez que sacaron un disco vendieron un poco más que el anterior. Se han movido desde una posición de grupo de culto británico, puristas de los sintetizadores, a ser una verdadera banda de estadios americanos. La cosa empezó cuando Depeche se transformó en el grupito raro de 1984, que colocó un Hit en el Top 40 Americano con "People Are People", y cerró su circulo exitoso con las inapelables seis copias de "Violator". ¿Se podrá abrir un nuevo círculo, pero esta vez desde el éxito?
La respuesta indica que deberán hacerlo de un modo u otro, porque el éxito de "Songs of faith and devotion" superó de movida cualquier especulación inicial. En Inglaterra, donde siempre han tenido un público devoto, debutaron en el puesto número uno, lo que es poco usual. Pero que también debuten en el primer puesto de la lista estadounidense, habla de una expectativa que solamente alcanza contadas comparaciones de éxitos instantáneos. Bueno es saber que esto solo sucede con grupos de trayectoria, cuyo nuevo trabajo es esperado ardientemente por una inmensa base de fans. La última vez que había sucedido tal fenómeno fue cuando los irlandeses U2 lanzaron se "Atchung, baby" a fines de 1991.

Disfruta el silencio
La historia de Depeche Mode post-Violator, tiene que ver mucho con la historia personal de su cantante Dave Gahan, casi irreconocible con el pelo largo y la barbíta onda Dartagnan, lo cual responde estrictamente a un plan. Después de la gira de Violator, necesitaba desesperadamente un descanso. Gahan se mudó a Los Angeles, se dejó crecer el pelo hasta los hombros y se casó con su nueva mujer. También comenzó a gustarle que la gente lo llamara david en vez de Dave y la cabeza se le dio vuelta con música de Jane's Addiction, Soundgarden y Neil Young. "Ahora soy un fanático acérrico de Neil Young" -ríe con el desenfado del hereje que ultraja a sus seguidores. Pero quizás la diferencia más grande es observable en su personalidad; mientras antes compartía la timidez general y el apocamiento grupal, ahora Gahan es un hiperactivo lleno de confianza en si mismo. Tomo el mundo le llama la atención sobre el cambio. "Cada pequeño aspecto de mi vida ha cambiado" -guiña y enfatiza- "Todo. Y me gusta pensar que me he transformado en una mejor persona que la que era. Han pasado muchas cosas en los últimos tiempos".
Todo en Depeche Mode se ha ido transformando con el paso del tiempo. Desde el sonido de juguete del primer disco, a las sofisticadas canciones de "Violator" hay un abismo. El mismo que se percibirá en "Songs Of Faith And Devotion", aunque más predecible. Pero sigamos con Dave Gahan. El muchacho empezó a salir en 1985 con Joanne, la chica de su ciudad natal, Basildon. Dos años más tarde se casaron y poco después nació el primer hijo, Jack. En 1991 iniciaron los tramites de divorcio. "Vos comenzás todo con buenas intensiones -reflexiona Gahan-, pero cuando estás en una banda de alguna manera te ves atrapado. En un momento sentí que era necesario redirigir mi vida, porque porque había aspecto de ella que me hacían sentir mal". Claro, Dave no contaba con el tremendo éxito de "Violator", y un montón de chicas lindas esperándolo en el halls de los hoteles para acostarse con él y complacerlo en el más mínimo capricho. "te ponés como ciego y salís -trata de explicarse-; es genial encontrarse con montones de chicas y divertirse, pero después te das cuenta que sos una mierda y que estás destrozando las vidas de otras personas". Dave se sentía inmediatamente culpable. "Absolutamente -asiente-, y el proceso se ha desarrollado por años". El proceso se detuvo en 1990, cuando en una de sus infidelidades, Gahan se enamoró de teresa Conroy, una publicista. Justamente s había enamorado de un hombre que decía cantar sobre el amor, pero nunca enamorarse. "Creo -reconoce ahora- que en realidad estaba negando mis verdaderos sentimientos. Pero eso desapareció completamente".
El verdadero problema apareció cuando, después de la transformación personal de Dave Gahan, Depeche Mode retomó el trabajo para la creación del nuevo disco. Andy Fletcher, Alan Wilder y el compositor Martin Gore, ya estaban establecidos cada uno en lo suyo, con sus familias e hijos, y de pronto tienen que lidiar con un Gahan completamente nuevo. Menudo problema. El encuentro se produjo en los primero meses de 1992 en Madrid, en una villa que el grupo alquiló para grabar el álbum. La primera sesión fue un desastre absoluto. Gahan, intoxicado con el ambiente rockero de la west coast, era partidario de hacer un disco agresivo, muy energético. Hubo fortísimas discusiones. "La mayor parte del tiempo -acuerda Gahan- para ellos era hasta difícil estar en la misma habitación que yo".
Finalmente las asperezas se limaron y la nueva actitud de Gahan sirvió para propulsar un nuevo sonido en "songs of faith and devotion", que adquirió la atmósfera más directa que Dave pretendía, pero son perder la línea electrónica que caracteriza a Depeche Mode. No olvidemos que Martin Gore sigue teniendo la batuta musical de la banda. Andy Fletcher se pone realista y dispara: "Cuando Martin deje de escribir canciones, Depeche Mode se terminó". Razón no le falta, pero no hay que olvidar, que un grupo siempre es una conjunción de elementos y personalidades. De todos modos la palabra final la tendrán los millones de consumidores que ácidamente reservaron su copia del álbum, haciéndolo detonar en el número uno. Con "Songs of faith and devotion", Depeche Mode llega al punto en que el artista decide reinventarse a si mismo y ofrecer algo distinto. Veremos que pasa cuando toda esa gente escuche el disco y opine al respecto.
 

 

 
 

Todos Los Derechos Reservados © 2005 | Home

Webmaster | Créditos | Arriba